Facebook Twitter Vimeo Youtube GooglePlus Instagram Rss
Home » Alfombra » Andy Irons Forever

Andy Irons Forever

En la última década, Andy Irons sería el único capaz de plantar cara al todopoderoso e infalible Kelly Slater.

Ganaría tres veces consecutivas el campeonato del mundo de surf ASP World Championship Tour 2002, 2003 y 2004, con la gran magia de devolver la emoción competitiva al surf. Tal fue la pasión levantada por este hawaiano, capaz de medirse con el entonces 6º veces campeón del mundo, Kelly Slater, que sus respectivas marcas (Billabong y Quiksilver) se hicieron eco de este rivalidad para competir ferozmente entre sí.

Andy Irons dominaba el surf en backside como pocos; pese a ser ‘regular’, con su estilo potente pero suelto dominó el Pipeline (recordemos que era originario de Oahu) hasta convertirse en campeón del mundo por vez primera.

Obviamente su paso a la historia se debería por un desgraciado y oscuro final. Su muerte a los 32 años y las circunstancias en que ocurrieron, harían del hermano mayor de los Irons una leyenda por encima del surfing.

El 2 de noviembre de 2010 se encontró el cuerpo sin vida de Irons en un hotel de Dallas. Según su patrocinador Billabong y la familia, Irons habría contraído la fiebre del dengue en la prueba WCT celebrada en Octubre en Portugal. Posteriormente, enfermo y febril, abandonaría el torneo de Puerto Rico para regresar a Hawaii con su mujer (a punto de dar a luz). Nunca volvió a casa.

La autopsia determina que Andy murió de un paro cardiaco repentino causado por el bloqueo de una de las arterias principales del corazón, es decir de muerte natural. El Dr. Vincent Di Maio, eminente patólogo forense así lo confirma: “Este es un caso muy sencillo, Andy murió de un ataque al corazón debido a la severa aterosclerosis coronaria, es decir, endurecimiento de las arterias”. Pese a tener 32 años, el tres veces campeón del mundo sufría de una dolencia que, generalmente, aparece cuando uno se acerca a los cincuenta años. Esto significa que Irons podía tener una predisposición genética para desarrollar esta enfermedad con apenas treinta años. El doctor Di Maio finaliza afirmando que “no hubo otros factores que contribuyeran a la muerte”.

Sin embargo, el informe de la autopsia realizado en el Condado de Tarrant (Texas) por el jefe médico forense Nizam Peerwani, apunta a una segunda causa de la muerte: “la ingestión aguda de drogas mezcladas”. El Dr. Peerwani se refería a los siguientes fármacos: alprazolam (Xanax), metadona,  benzoilecgonina y un ligero rastro de metanfetamina.

A este respecto, la familia de Andy consultó a un toxicológico forense, Gary H. Wimbish, que explicó que la benzoilecgonina encontrada es producida por la degradación de la cocaína y que la cantidad encontrada en sangre (50ng/ml) “es compatible con el uso de cocaína en unas 30 horas antes de su muerte”.

Pese al escándalo que relacionaba a Andy Irons con el consumo de estupefacientes, el Dr. Di Maio justificaría la presencia de alprazolam (Xanax) por causas médicas y afirmaría que la cantidad encontrada estaba en “niveles terapéuticos”. El Dr. Wimbish concuerda con Di Maio respecto al alprazolam: “es compatible con un régimen terapéutico común”. De hecho, la familia justificó el consumo de Xanax y Zolpidem; con 18 años a Andy le diagnosticaron trastorno bipolar, de ahí que necesitara de medicación para tratar el insomnio y la ansiedad.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

La polémica

La vida de Andy Irons, al margen de su trayectoria profesional, siempre estuvo llena de rumores. Las habladurías vinculaban al surfero con una vida de excesos alcohólicos y consumo de drogas. El artículo “Last Drop” publicado en www.outside.com desataba la polémica. Su autor, Brad Melekian, citaba fuentes muy cercanas al campeón que rompían el llamado “código de silencio surfero”.

El incidente en Mentawai

En 1999 Art Brewer, fotógrafo profesional y amigo de la familia Irons durante 40 años, viajó con Irons a Mentawai. Allí vivió en primera persona una de las peores crisis de Andy.

Él se nos murió en más de una ocasión” relataba Brewer. “Era el 21 cumpleaños de Andy…empezó a beber… Había vaciado media botella de Jack Daniel’s antes de que Brewer se fuera a su cuarto. A las diez de la noche le despertaron, uno de los surfers de la expedición le dijo que Andy estaba en problemas. “Fui a su habitación y él estaba azul.” Irons había seguido bebiendo hasta desmayarse y dejar de respirar. “Le desnudamos y le dimos agua fría en la ducha. Le pusimos hielo… pero no estaba respondiendo y cada vez estaba más azul.” Un surfista le hizo la RCP a Andy y consiguió devolverle la respiración.  Después le llevaron a un pequeño hospital para que le pusieran oxígeno. “Entonces tuvo un paro cardiaco. El encefalograma se puso plano, creo que ésto ocurrió tres o cinco veces.”

Sin embargo, en aquel hospital no tenían el equipo necesario para unos cuidados intensivos. Entonces trasladaron a Andy a otro hospital.

Le llevaron a la UCI, (Andy) entró en parada cardiorespiratoria de nuevo” comienza a relatar el fotógrafo Art Brewer, quien viajó con Irons y una docena de surfistas pro a un viaje a Mentawai en 1999. “Era el cumpleaños número 21 de Andy. Ví que había vaciado media botella de Jack Daniel’s y se marchó a su habitación. A las 10 pm llegó un surfista que me dijo que Irons estaba en problemas. Fui a su habitación y él estaba azul”.

Pude ver que se había tomado la otra mitad de la botella, así que lo desnudamos y lo metimos a la ducha fría, le pusimos hielo y él no respondía y se ponía cada vez más azul”. Un surfista le hizo la reanimación cardiopulmonar y trajo de vuelta a Andy. Entonces el grupo pudo llevarlo a un pequeño consultorio médico donde el drama continuó. “Ahí se murió. Su marcapasos se puso plano. Esto sucedió tres veces más esa noche”. El consultorio no tenía el equipamiento para mantenerlo vivo, así que el grupo lo trasladó a otro hospital que tenía UCI. “Ahí fue la segunda ocasión en que el marcapasos quedó plano. Luego entró en coma. Y luego le colapsó un pulmón. Estaba en shock”. “Finalmente, a las tres o cuatro de la mañana Andy salió del coma porque pudieron recuperarle el pulmón”. Cuando Andy estaba fuera de peligro, Brewer convenció a los médicos para que ocultaran el suceso del que no se supo nada hasta después de la muerte del surfista.

A.I. Forever.

Artículo: Eduardo Palacios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>