Facebook Twitter Vimeo Youtube GooglePlus Instagram Rss
Home » Tiburones » Cómo sobrevivir a un ataque de tiburón

Cómo sobrevivir a un ataque de tiburón

Nadie va buscando pelea con un tiburón. Estos predadores que pueblan los mares desde hace más de 100 millones de años son poderosos, astutos y pueden ser letales para los humanos en un habitat dónde ellos y no nosotros son los que mandan.

Los ataques de tiburón no paran sino de aumentar década tras década y muchos son los factores que ayudan a ello, como la invasión de sus hábitats, las orillas y entornos de playa cada vez más poblados por seres humanos, la contaminación o los desechos de las industrias cercanas al mar. Ahora queda saber qué podemos hacer los surfistas al respecto.

Tampoco es secreto que el frenético crecimiento económico y el desarrollo industrial ha contribuido a un cambio climático que sin duda tiene efectos dramáticos tanto fuera como dentro del agua. Mientras las cosas se calientan fuera, los océanos absorben la mayoría del excedente de calor atrapado por los gases invernaderos.

Esto da lugar a un contacto insólito entre especies ya que debido al calor, los seres humanos nos echamos al gua mientras otras especies marinas bajo la confusión migran buscando nuevas rutas alimentarias así como zonas para la reproducción.

Mientras estas rutas acuáticas fluctúan y cambian, incrementa la posibilidad de que nuestro spot de surf habitual se convierta en zonas de concentración temporal para criaturas sensibles a la temperatura como puede ser el krill.

Allá dónde va el krill van las focas, y allá dónde van las focas, van los tiburones. En todo esta mezcla siempre puede haber humanos de por medio así que ¿qué podemos hacer si casualmente nos encontramos un día como eslabón fortuito de esta compleja cadena alimentaria?

Respeto

Cada vez que remas a coger olas en el mar eres un visitante ajeno en un ecosistema dinámico y en continuo cambio. La única huella que has de dejar en todo este proceso es la de tus pies al pasar por la arena o rocas que conducen al mar.

El tiburón como depredador y primer comensal en la cadena alimenticia de su habitat, está en su casa cuando estás de visita, por ello se merece el máximo respeto. Que estén cerca de las orillas siempre tiene una explicación y ésta suele ir relacionada con las necesidades de alimentación de la especie, y los humanos no están de forma categórica en su menú. La mayor parte de dramáticos incidentes son consecuencia de una confusión de identidad, ya que la tabla de surf, las aletas y el neopreno nos hacen parecernos demasiado al bocado favorito de los tiburones, las focas.

Los tiburones también se vuelven muy territoriales cuando hay presas a su alrededor y pueden ver al ser humano como un posible competidor por su comida. Un mordisco de aviso, podría hasta ser razonable bajo éstas circunstancias y tratándose de un depredador.

Educación

El océano no es nuestro habitat natural, no importa nuestra pasión o conocimientos del mismo que jamás será igual de accesible para nosotros como para otras especies que si pertenecen naturalmente a ese habitat acuático. Está bien analizar las condiciones y establecer cuando se ha de estar en la orilla en vez de en el agua. Estas preguntas pueden resultar de gran ayuda:

¿Dónde estás? Aguas calientes y tropicales suelen ser residencia anual para muchas especies de tiburón como nodrizas, toros y tigres, éste último uno de los más propensos a atacar seres humanos. Los tiburones toro son los únicos que toleran el agua fría y pueden ser vistos en rías cercanas al mar y zonas de agua dulce cazando todo tipo de peces y otros animales marinos. Los tiburones blancos por otra parte son más de aguas templadas o frías pero también se acercan a aguas calientes si la comida o la falta de ella les lleva a aguas más templadas.

El tiburón responsable del mayor número de muertes de seres humanos es el tiburón oceánico punta blanca, carroñero y encontrado en aguas abiertas templadas, suele atacar en situaciones de buceo o tras incidentes en embarcaciones.

¿Cómo está el tiempo? Las tormentas pueden concentrar a los peces pequeños atrayendo a los tiburones. Es mejor evitar entrar al mar a surfear o nadar en estas circunstancias y se recomienda dejar pasar unas 24 horas a la tormenta para que las aguas vuelvan a su estado normal.

¿Qué aspecto tiene el agua? Si una zona típicamente de aguas claras está sucia o con muy poca visibilidad un día, esto nos puede hacer sospechar de algún fenómeno marino extraordinario. Mejor las cosas claras.

Zonas de ría, bahías y acantilados en aguas tranquilas suelen ser sitios habituales dónde los tiburones buscan comida y se establecen como zonas de cría.

¿Qué hora es? Las primeras y últimas luces del día (habitualmente los mejores momentos para surfear) también coinciden con las horas de actividad del tiburón, así que es más probable encontrarse con uno en estas franjas horarias que a mediodía.

¿Qué sucede a mi alrededor? Actividad pesquera cercana, aguas de desecho, poblaciones de focas o ballenas que migran son eventos que no escapan a la atención de los tiburones. Piensa en encontrar sitios alejados de este tipo de situaciones.

Prestar atención al comportamiento de otras especies marinas nunca estará demás. Grandes bancos de peces, aves pescando de forma muy concentrada o alguna otra muestra de gran actividad nos deberían poner en alerta y quizás deberíamos buscar otro spot.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

¿Qué actividad vas a practicar? Un baño inofensivo con tu perro, a oidos de un tiburón puede ser una foca herida. Joyas o instrumentos brillantes o de gran contraste y color pueden hacer pensar al tiburón que eres un exótico pez. Sangrar en el agua, cómo por ejemplo durante el periodo de la mujer, puede hacer pensar en comida en las sensibles glándulas de cualquier tiburón.

Nadar a solas o flotar en el agua te puede hacer parecer a ojos de un tiburón como un miembro perdido o parte de una foca y por tanto un bocado apetitoso y fácil para un tiburón.

Si algo te roza o empuja por debajo del agua A menudo los pequeños mordiscos no se sienten como tal pero estos sin duda y la sangre pueden hacer al tiburón volver o profundizar en la posible presa. Ante el más mínimo roce mejor salir del agua haciendo el menor ruido y movimiento posible e investigar en caso de que pudiera ser un tiburón.

Si ves un tiburón Intenta mantener la tranquilidad pero grita fuerte para advertir de su presencia o llamar la atención. Lo mejor es abandonar el agua directamente, de forma rápida y con la mayor tranquilidad posible.

Si no puedes abandonar el agua Quédate quieto y no pierdas de vista al tiburón. Habitualmente se alejan de la presa, para después hacer círculos y ganar velocidad para golpear de nuevo. Sal del agua tan pronto como sea seguro.

Si estás buceando y se te acerca un tiburón Quédate quieto. Si estás sosteniendo alguna captura, suéltala y nada hacia un sitio seguro cuando sea posible.

Si el tiburón hace círculos alrededor tuyo o te golpea Esto puede significar o bien que el tiburón tiene curiosidad o que pretende atacar. En cualquiera de los dos casos, estás en peligro y has de prepararte para defenderte. Como último recurso usa cualquier instrumento que puedas utilizar como arma, sino tienes serán tus puños y pies los que puedan salvarte la vida. Los ojos y las agallas son muy sensibles para un tiburón, golpes repetidos con la mayor dureza posible en estas zonas pueden hacer al tiburón abandonar.

Si el tiburón se aproxima en zig-zag Intenta protegerte con algo y defiéndete de la misma forma que describimos en el párrafo anterior. No te rindas hasta que el tiburón lo haya hecho antes.

Si el tiburón te agarra con la boca Trata de liberarte atacando con cualquier parte del cuerpo y si puedes hacia los ojos y las agallas. No te hagas el muerto ya que el tiburón tratará de tragarse la captura, en este caso tú.

Una vez liberado Trata de volver hacia la orilla o grita en caso de no poder por ti mismo para que alguien te ayude o llame a los servicios de emergencia. Para disminuir la pérdida de sangre ante un mordisco es recomendable efectuar presión sobre la herida, hacer un torniquete con una toalla, camiseta o el mismo invento de la tabla de surf puede salvar vidas hasta la llegada de los equipos de rescate.

Es recomendable no quitar ropa o neopreno a la víctima y ejercer presión en zonas como la ingle, por encima del codo o por encima de rodilla. Hay que buscar los puntos de presión entre la herida y el corazón.

Como conclusión decir que a pesar de que los encuentros con tiburones son cada vez más frecuentes, morir por un ataque sigue siendo extremadamente raro con una posibilidad entre 11.5 millones.

Entender la relación entre seres humanos y tiburones es crucial para evitar miedos irracionales que llevan a agresiones contra una especie y por consecuencia contra todo un ecosistema que regula la vida en la tierra. Este es el mapa actual mundial de ataques de tiburón:

shark attack map

 

Os dejamos con algunos de los titulares más importantes de este 2015 relacionados con ataques de tiburón:

Surfista japonés muere en Ballina (Nueva Gales del Sur, Australia)

Una mujer muere en su luna de miel en Islas Reunión

La muerte de Elio Canestri da la vuelta al mundo

Doble ataque de tiburón en Carolina de Norte (USA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>